Compartir bienestar 11

COMPARTIR BIENESTAR – DÍA 11

«ESPIRITUALIDAD«

Mensaje introductorio

En los últimos milenios la religión ha sido el principal bastón que ha permitido a las personas sostener una conexión con lo divino, ayudándoles a sentirse sostenidos y amparados por algo más grande, frente a las dificultades que conlleva la vida en la Tierra. La existencia de innumerables creencias, religiones, así como de personas consideradas gurús en temas espirituales; habla de la necesidad que tenemos todos de encontrarle un sentido más trascendente a la vida, y de explicar los misterios que se encuentran más allá de nuestros sentidos.

Estamos en un tiempo en el cual la energía de la Tierra está transformándose y purgando lo que ya no va más. De la misma manera, nosotros, como parte de la energía de la Tierra, estamos siendo empujados hacia adentro, a mirar de frente tanto nuestros conflictos como nuestros recursos y dones, para purificarnos y encontrarnos con nuestro Ser interior.

Hoy el llamado es a establecer la conexión espiritual desde nuestro interior, comprender que allí está todo el potencial para ser abundantes en todo sentido. Alinearnos a la voluntad de Dios (fuente divina, energía universal, etc), sabiendo que cada uno de nosotros somos una gota de su esencia divina que busca manifestarse en la Tierra creando en amor y unidad, con el matiz particular de nuestra individualidad.

Parece una tarea difícil y, por momentos, ¡lo es! Pero, entregarse a la posibilidad de encontrarse con uno mismo, con amor propio y mucha paciencia, es un gran primer paso que nos abre el camino. Para acompañar este primer paso, les comparto una lectura introductoria sobre el tema, música que puede ayudarnos a conectar con nuestro interior y un texto propio que refleja momentos de mi propio proceso (Habitarme en lo que Soy).

Material

“Nuestro poder científico ha superado a nuestro poder espiritual. 

Tenemos misiles guiados y hombres desviados”.

 Martin Luther King Jr.

 

“En un periodo de nuestra historia, cuando los niveles de integridad y la ética parecen estar en el nivel más bajo en nuestra sociedad, y en todo el mundo, surge una necesidad cada vez mayor en muchas personas para llenar un vacío en sus vidas que las posesiones materiales, la fama, y el poder, simplemente no pueden satisfacer. Ya sea a través de la religión organizada o de sus diferentes alternativas espirituales, la búsqueda de sentido en nuestras vidas, ha provocado un mayor interés en asuntos espirituales.

Vivimos en un mundo que nos “abruma” permanentemente. En nuestra era de alta velocidad tecnológica, es prácticamente imposible estar “al día” con ningún tema en nuestra sociedad. La sensación de estar abrumado, con frecuencia, conduce a una agobiante sensación de inseguridad e incertidumbre. Esta debilitante realidad, se refleja en el hecho de que las drogas más populares vendidas por las grandes empresas farmacéuticas, son los antidepresivos (como el Prozac) y medicaciones para la úlcera (como el Prilosec). Aún más alarmante, es el hecho de que el mercado de más rápido crecimiento de los antidepresivos en EE.UU., es el de los niños hasta 12 años.

Un consumo constante de noticieros o informativos, logra convencer a la mayoría de la gente que el mundo es un mal lugar y que cada vez está peor. Estos problemas son tan terribles y generalizados, que cualquier solución real parece poco probable. Las fuentes de nuestra ansiedad vienen de múltiples direcciones: el terrorismo internacional, la violencia urbana, el temor de colapso económico, la decadencia moral, catástrofes geológicas, anomalías astronómicas, aberraciones biológicas, la ingeniería genética, y así sucesivamente. La lista parece ser interminable. Es en estos momentos, cuando las personas buscan consuelo, orientación y perspectiva en la espiritualidad y la religión. Se ha dicho que, la única seguridad que podemos tener es nuestra capacidad de cambiar nuestro punto de vista. En otras palabras, el poder de sobrevivir e incluso prosperar en este tipo de ambiente desesperanzador, está en la posibilidad de ampliar la conexión con nuestro ser espiritual”.

ROBERT M. WILLIAMS: “PSYCH-K: La pieza paz que falta en tu vida”

Marilín Zijlstra – Octubre 2020