CB 2021 – 6

COMPARTIR BIENESTAR 2021 –  6

Hola, que lindo que pasen por aquí!
 
Hoy vamos a compartir la edición 6 del Compartir Bienestar, proponiendo como disparador un tema muy trillado, pero muchas veces no del todo comprendido. Tantas publicaciones y sugerencias hemos visto por ahí sobre cómo atraer lo que queremos, la abundancia, la prosperidad, el éxito y todo aquello que anhelamos tener en nuestra vida. Miles de personas hablando de esto, proponiendo técnicas, tips, ejercicios, meditaciones de todo tipo para lograr atraer lo que deseamos. Sin embargo, muchas veces nos pasa que, por más que nos esforcemos al aplicar estas técnicas, no logramos cambiar nuestra situación actual y nos frustramos. ¿Cómo hacen aquellos que sí lo han logrado?

En el artículo de hoy compartimos un texto que nos invita a invertir la mirada, es decir, sacar el foco de aquello que queremos atraer y, en cambio, observar la energía que estamos emitiendo a través de las palabras, los pensamientos y las acciones. Somos seres electromagnéticos, lo cual quiere decir que atraemos lo mismo (en términos energéticos) que emitimos, incluso a veces de manera amplificada.

¿Qué energía estamos creando y expandiendo a cada momento? ¿En qué valores basamos nuestros comportamientos? ¿Por qué nos pasan las cosas que nos pasan? ¿Será que hemos contribuido energéticamente con ellas?

Todo lo que emitimos tarde o temprano volverá a su fuente, es decir, a nosotros mismos, luego de haber pasado y afectado a otros. Y esto no tiene nada que ver con un castigo divino, sino con las leyes que rigen el comportamiento de la energía sutil.

Un argumento más para impulsarnos a volcar la mirada hacia adentro, para poder así ir progresivamente aceptando la responsabilidad de lo que nos pasa, y tomar contacto con la libertad de elegir nuestros comportamientos para crear la realidad que queremos. Claro que no es fácil… es un camino de toda la vida; pero cuando comprendemos y experimentamos cómo funciona, la recompensa supera con creces todas las expectativas.

Un abrazo, Marilín.
 

SOBRE LA LEY DE ATRACCIÓN

¿Estás atrayendo lo que quieres a tu vida?, por Tahíta. Texto publicado en www.elblogdetahita.blogspot.com

«Cierto día me encontraba haciendo compras en Buenos Aires. El paso de los peatones es controlado por semáforos que se ponen en rojo cuando no puedes cruzar…así estaba el que tenía en frente cuando un hombre pasó por delante de mí con el ceño fruncido por tener que esperar. Energéticamente podía percibir sus emociones como un remolino de ira. Como lo supuse, inmediatamente comenzó a cruzar la calle, y esquivando los coches se escurrió hasta el otro lado. Estaba haciendo un buen progreso, cuando tuvo que saltar a un lado cuando un coche lo tocó antes de frenar bruscamente. Ya del otro lado, con una risa irónica hizo un gesto obsceno al conductor, siendo que él estaba errando en su comportamiento.

Para muchos, cruzar con luz roja no es gran cosa, y en sí mismo, no lo es. Pero me pregunto con qué frecuencia un niño que ve esto piensa que las reglas de tránsito están hechas para romperse…y cuántas veces éstas acciones llevan a consecuencias insospechadas. Lo que estoy diciendo es que todas nuestras acciones envían ondas de energía, energía que afectará a muchas personas antes de volver a la fuente original (o sea, nosotros).

Todos hemos oído el refrán, lo que va, vuelve. Con esto en mente, repito … nuestra energía afectará a muchas personas antes de regresar a su fuente. La mayoría de la gente se imagina que la energía que sale volverá en su forma original, pero esto no es así. La energía que sale vuelve multiplicada por toda la gente a la que ha afectado de alguna manera…Y esa enorme carga, nos afecta en última instancia a nosotros.

Imagínate haciendo caso omiso de los semáforos de peatones habitualmente sin pensar, y que un niño está observando. Un día después, el niño, como tú, hace caso omiso de las luces, y es gravemente herido por un coche. Tu energía está directamente relacionada con el niño y su accidente, así como con la cadena de hechos que siguen. Lo que va, ¡vuelve!

Tampoco se termina aquí. El niño tiene una familia, y todos ellos están afectados emocionalmente. El padre reprende al niño preguntando «¿Por qué cruzaste cuando el semáforo estaba rojo? Te hemos enseñado a no hacer eso».  Y la respuesta del niño, «pero vi una persona ayer, cruzando cuando el semáforo estaba en rojo, y no se lastimó».  El padre concentra la energía de la ira y el resentimiento en ti, y a pesar de que no tienen idea de quién eres, su energía de cólera se conecta al instante con tu propio campo de energía. Esto es inevitable.

Echemos un vistazo a la vida a través de los términos de la energía humana. Sin que seamos conscientes de ello, estamos generando y expresando un enorme campo de energía física, mental y emocional. Esta energía está, bien bajo nuestro control – lo cual es raro – o se trata de energía que es completamente reactiva a cualquier situación en la que se encuentra. Esto es muy sutil. La energía humana reactiva, continuamente atrae y reacciona ante potenciales negativos, como la ira, el odio, etc. Si no comenzamos a hacernos conscientes de ésta energía, puede ocasionarnos muchos trastornos y enfermedades. Asimismo, el campo energético humano es tan poderoso que, para bien o para mal, puede afectar – y atraer – a una persona del otro lado del mundo. No sólo nuestro campo de energía atrae poderosamente energías afines, sino que crea energía continuamente…volviendo al hombre que hizo el gesto obsceno… ¿Qué está creando para él? Solo ira y violencia.

La energía que generas hacia otro ser humano es el campo de energía que magnetizas y atraes a tu propia vida. Es tu vida la que se ve afectada. Todo lo que deseas negativamente a otra persona va a volver a ti – con el aumento enorme de energía negativa que ya he detallado.

Hay dos principios en la base de éste artículo: «No hay nada fuera de tí » (todos somos un mismo campo de energía o matrix) y «La relación contigo mismo es tu relación con la vida«. Sólo tener en la conciencia uno o ambos de estos principios puede transformarlo todo. Parece bastante simple de hacer, ¡pero no es fácil!

Considera que eres un ser de energía. En lo que te enfocas, eso atraes. Puedes fácilmente cambiar tu vida por la elección, la dirección e incluso el contenido de tus pensamientos. Opta por centrarte en el bien. Deja de criticarte. La autocrítica atrae más de lo que criticas a tu vida, porque este es tu enfoque. Opta por centrarte en lo que te gusta de ti, en lugar de lo que no te gusta. Opta por centrarte en todo lo que es brillante y positivo en tu vida. Todo lo negativo en que centras tu atención, entra en tu vida. Ve todo lo que se pueda apreciar, y céntrate en ello. Cuenta tus bendiciones.

Alguien me dijo ayer que no había nada en su vida para apreciar.

Al abrir los ojos por la mañana, da las gracias por poder ver. Millones abren sus ojos por la mañana, pero no pueden ver nada porque están ciegos.

Al salir de la cama, céntrate en el don y la bendición de que tu cuerpo y tus extremidades se pueden mover. ¡Millones tienen cuerpos que no pueden mover!

Cuando oigas el sonido de los pájaros por la mañana o del tráfico, da gracias por el hecho bendito de poder oír. Millones de personas se despiertan en un mundo silencioso, sin escuchar las voces de sus seres queridos o la risa de los niños.

Gracias…Gracias…Gracias…por la gracia de darnos cuenta».